JIMMY LIAO y sus historias ilustradas…

La primera vez que vi un libro de Jimmy Liao fue en en una librería estupenda que tiene cojines y puffs, así que me senté en uno y me leí “Desencuentros” en un  momento…

quedé inmediatamente enamorada, y ahora, este libro, ocupa un lugar privilegiado en mi colección de ¿cuentos infantiles ?

Jimmy Liado no cuenta cuentos, cuenta auténticas historias, sencillas y directas. Historias que llegan a los niños/as a través de la ilustración y a nosotros a través de su sencilla magia, porque son mágicas y comunes, historias de todos los días… ¡¡¡Me encantan!!!

Y eso que Jimmy se dedicaba a la publicidad… hasta que a los 40 años le diagnosticaron leucemia, y lo dejó todo para dedicarse a dibujar. Desde entonces, creo que ha escrito e ilustrado dieciocho libros, aunque no es fácil encontrar información sobre este autor, ni una página web comprensible para nosotros, (una verdadera pena, ¡¡¡porque hay un montón de pijadas para comprar!!!)

Web de Jimmy Liao

Tras diagnosticarle la leucemia en 1995, Jimmy pasó tres años recluido escribiendo y dibujando, este libro recoge las obras de este periodo. Ballenas que bailan, lágrimas de conejo que hacen rebrotar flores en el suelo, mariposas, poetas que nadan en piscinas sin agua…

Poco después, aparece  “Secretos en el bosque”, su primer álbum ilustrado, donde una niña pasea por un lugar mágico acompañada por un conejo gigante.

Desde entonces ha dibujado y escrito muchas historias, sacando varios cuentos al año  en 2008, 2010… Algunos, han llegado a adaptarse al cine como cortos de animación: “El pez que sonreía” obtuvo en el 2006 el Premio Especial al Mejor Cortometraje de Animación del Festival Internacional de Berlín.

Jimmy tenía un pez fiel como un perro, mimoso como un gato y amante como una esposa. El autor hace que el pez nos sonría y nos adentremos fascinados con éste en el relato, sonriendo con él y bailando con el narrador, en el camino de vuelta al mar…

Como ya os dije, descubrí a Jimmy con “Desencuentros”,¡¡¡una historia de amor desquiciante!!!. Dos personas en una triste ciudad se encuentran solas, hasta que se conocen… pero son incapaces de reencontrarse y a lo largo del libro ves como, a pesar de ser vecinos, uno siempre tira para la derecha y otro hacia la izquierda, por lo que nunca se cruzan.

 Despues de “Desencuentros” Jimmy saca varios libros con historias en la misma línea, personas solas que recapacitan, que muestran sus sentimientos, que buscan a alguien con quien entenderse, son todos una maravilla.

La noche estrellada: “Solía estar sola, deambulaba por calles interminables, y cuando se levantaba el viento me sentía como la hojarasca. Contemplaba el cielo estrellado, deseando saber si habría alguien en algún lugar del mundo encaminándose hacia mí. Era como la luz, que va de una estrella a otra. Luego apareciste tú. Y después nos separamos. Esperábamos la juventud, pero nos equivocamos el uno con el otro.”

En “El sonido de los colores” una chica invidente reflexiona sobre su suerte:

“El año en que el ángel se despidió de mí en la boca del metro, poco a poco, yo había ido perdiendo la vista.
Una mañana de otoño, el día en que cumplía quince años, mientras fuera lloviznaba y después de haberle dado de comer al gato, a las seis y cinco, me encaminé hacia el metro.

Ahora ya no tengo que pasar sin ello: todos los colores se traducen en sonidos y olores. Y resuenan como melodías de belleza infinita. ¿Para qué quiero un libro? El viento hojea los árboles y sé lo que allí son palabras y las repito a veces en voz baja. Y la muerte, que arranca ojos como si fueran flores, no encuentra ya los míos.”

¿Recordais cuando siendo niños os sentíais solos?, cuando nadie os comprendía, cuando pensábais estar en un mundo que no iba con vosotros… Jimmy no se olvida de esa sensación, y la plasma en este libro: “Esconderse en un rincón del mundo”

 “¡Vale, vale!
¡No volveré a decir que no me gusta esta familia!
¡Tampoco diré que os odio! ¡Es sólo que a veces me gustaría que me dejarais tranquilo un rato!
¡Aquí todo está bien!
¡Todo menos yo, quizás! Vale, es mi problema.
Vale, de todos modos, los mayores nunca os equivocáis. Lo que pasa es que los pequeños somos unos desobedientes.
Vosotros no sois los únicos que tenéis preocupaciones, ¡yo también las tengo! Lo que pasa es que no os las cuento, y punto.
Por favor, ¡no estéis tan preocupados!, ¿de acuerdo?

Ya soy mayor, puedo cuidar de mí mismo. No voy a abandonaros, ¡pero también tengo cosas que hacer!

Tampoco soy un bicho raro, hay mucha gente así.
Bueno, ¡todos queremos escondernos en un rincón del mundo! De todos modos, diga lo que diga, ¡no me creeréis! ¡Chis!”

Creo que con todos estos ejemplos ya tendreis el gusanillo más que activado, así que la próxima vez que veais un libro de Jimmy Liao, pararos a leerlo, y leerselo a los mas pequeños, que sus libros no tienen edad.
Aquí os dejo alguna ilustración más

Una estación de metro… ¡quién la viera!

Muchos de sus libros son de la editorial Bárbara Fiore.

Deja un comentario

2 comentarios

  1. como podemos ponernos en contacto contigo???

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: