CUENTOS PARA TRABAJAR LA DISCAPACIDAD. DOWNTOWN

En este blog siempre quedarán reflejados todos los cuentos que encuentre que sean adecuados para trabajar la discapacidad, pero el libro de hoy, es uno de los más especiales de todos los que conozco sobre este tema.


Es un cómic, un buen cómic, con ilustraciones en colores planos, sencillas, divertidas.

Está lleno de humor, de ese humor dulce que hace aparecer sonrisas en cada página.
Y tiene unos personajes muy especiales, no por tener síndrome de Down o discapacidad, sino por su forma de ver la vida.

Tan increíble me parece el libro que no paro de enseñarlo y usarlo, y lo próximo que haré será trabajarlo en el aula con mi alumnado de segundo y tercer ciclo de primaria. Aquí os dejo un pdf con las actividades que realizaremos.

Downtown actividades

Os dejo también la página oficial sobre el cómic, donde encontraréis información sobre los autores y podréis ver las viñetas y conocer a los personajes.

http://www.blo-downtown.com/

Anuncios

HOMENAJE A LOS PAPÁS, 19 de Marzo, Día del padre

El título de esta entrada iba a ser “Papás especiales”, pero no, porque me niego a pensar que el Papá que os voy a presentar en el siguiente cuento es una excepción. Creo, y espero no equivocarme, que cada vez son más los papás que saben disfrutar de su paternidad, de forma responsable e igualitaria.
Y por eso, a través de este cuento de Guido Van Genechten, hoy les hacemos un homenaje, porque nos cuidan, nos hacen reir, nos enseñan a ser personas, igual que el elefante de esta historia.

 

“El boogie de los culitos” es un cuento muy sencillo para niños y niñas chiquitinos. El libro puede servir para introducir el tema de los diferentes roles familiares en las aulas, a los pequeños les encanta por su canción, sencillita y perfecta para nenos y nenas de 2 o 3 años.
“Boogie con las manos,
boogie con los pies,
boogie con los culitos,
¡1, 2 y 3!”
 En esta familia de elefantes, la mamá tiene que irse a trabajar, y es el padre el que queda a cargo del cuidado de los pequeños. Un padre que juega con ellos, los lanza al aire, se los lleva de exploración convertidos en indios salvajes, y les enseña canciones. Un papá con un punto de desastroso, y toneladas de entrañable.

 

Yo tuve la suerte de crecer con uno de estos papás, que corrío a mi lado en cada pesadilla, me llevó de exploración a mil montañas y me convirtió en arqueóloga buscando fósiles. Gracias por esas noches en las que, de agotamiento, te quedabas dormido en nuestra cama, esperando a que nosotros conciliáramos el sueño.